Tacto

manos, calor, amor, fiel, cerca, vivo, luz

EL VOLCÁN NICOLÁS

EL VOLCÁN NICOLÁS

Nos íbamos al hospital de turno. La mamá de Nicolás había roto aguas y nos tocaba esperar a que la tal Sor valorase la dilatación, pero Nicolás llegaba empujando, con fuerza y ganas y no estaba por esperar. ¡Qué gracioso! De repente nace un ser iluminado: gordo, criado, con pelo, con los ojos redondos y abiertos como si esperase a que le contásemos algo. Se quedaba observándolo todo, y en pocos, muy pocos días levantaba la cabeza para ver qué había en su entorno.

Nacía un cachondo mental, que lo era desde su nacimiento. Recuerdo cuando llegó a casa, su hermano Lucas le recibió a palos. El pediatra nos explicó cómo son los celos de los niños cuando se ven desplazados de su trono, -es como si entras en tu baño y te encuentras con otro que se acaba de duchar con tu mujer, y se ha puesto tu albornoz-… ¿os lo imagináis? ¡menudo globo!... jajajajajaja… Se puso muy malito, era muy pequeño. Le infectó un ser bacteriano en el pulmón y nos pasamos todas las navidades en el hospital del Niño Jesús, pedí el alta voluntaria, me lo llevé a La Berzosa (Hoyo de Manzanares) en plena sierra madrileña, y entre purés de amor (receta magistral de la Abuela Chirly), y aire puro, se curó en un santiamén. Nicolás siempre se distinguió por su capacidad de inventar, que iba desde interpretar, en el coñazo de fin de curso, a un San José que se lió a garrotazos con todo el Belén, a poner con su hermano en marcha una productora de vídeos para raperos, y faunas diversas del mundo del espectáculo.

No para, nunca para, su cabeza es como una olla, sólo hay que oírle hablar.Desde niño concitaba a su alrededor a los mayores, alucinaban con su percepción de las cosas. Siguió los pasos de su hermano Lucas, que es su gran mentor, por todos los colegios en los que podían aportar algo a las frustradas madres, que no a los educandos. Lugares donde conforman con charlas y métodos de relajación la insatisfacción perpetua, continua, absoluta. Pero Nicolás, mi Nicolás, no era nada de esto. Le diagnosticaron TDH, y le medicaron, él tiraba las pastillas por orden mía. ¡Qué asesinos! Nadie había diagnosticado nada, una tal Juana que era la que cambiaba los platos en el cole, al desaparecer la orientadora, porque la pagaban 600 euros, colocaron a la de la cocina en lugar de la pedagoga, y los resultados fueron escandalosos. Mi pequeño Nicolás se tuvo que enfrentar a los celos de mi segunda mujer con la que peleaba para ir de mi mano, ¡menuda situación!, pero mi vida es así, lucho, mejoro la vida de los que se me acercan, y me abandonan...

Nicolás se enfrentó a todo tipo de historias incontables en su pre adolescencia, adolescencia, pos adolescencia…

Vivió en Boston, viajó a países exóticos, conoció por sus medios la situación de otros humanos que no viven como él, ni han nacido con sus oportunidades… Siempre pensé que no podría querer a nadie como a mi Luquitas, pero no es así, el amor se multiplica y les quieres igual, de la misma forma, aunque sea con formas distintas. Pero, los dos son mis Bebés, grandes y con pelos en las piernas, pero mis Bebés.Hoy, Nicolás es un estudiante universitario, un creador de espacios y conceptos, un buen amigo, el mejor amigo de su hermano Lucas, un gran corazón, su mirada de recién nacido sigue siendo la de un humano con algo distinto… ¿Qué será? Seguro que es mi amor sin límites. Le quiero, en cualquier circunstancia. Es mi Niño, mi Bebé… jajajajajaja… que vida más maravillosa estoy pasando a su lado y al de Lucas. ¡Qué bonito! Ver como me quieren, como aman profundamente a su Abuela Conchita, como entienden mis cambios de estado, mis locuras, hasta las de amor… Es lo mejor que nadie pueda desear.

Te quiero Nicolás y siempre formarás parte de mis esencias, energías. Siempre vivirás dentro de mi corazón, en el lugar reservado al AMOR PURO.

Sé que es mutuo, y me lo demuestras día a día. Nadie entiende, o nadie entendía que pudiésemos ser AMIGOS, con mayúsculas. Es verdad que en algunas pequeñas cosas me habrás engañado, porque nunca he sido vuestro vigilante, he sido vuestro padre, un amigo, un servidor para lo que sea menester, y una barriga (hoy sin grasa) para que te echases las siestas de verano. Un día soñé que en nuestro Orión, que únicamente justifica una nueva forma de entender el hasta pronto, estaremos juntos eternamente con nuestra amada Tía Herb. Sin marcas, sólo con esencias, con amor, con luz, la luz que me das para poder iluminar los pasos de mis gemelos cansados, que hoy sí quieren andar… jajajaja

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.