Olfato

Bruno siempre me gana encontrando galletas

HISTORIAS DE VALDEMORO (VI)

MARJALIZA AUPA AL PSOE

Las elecciones estaban en marcha. Paco Granados se jactaba de ser gran amigo de Rodolfo Martín Villa (que no pasa por sus mejores momentos reclamado por una jueza argentina por su pasado franquista), otro de los que Paco presumía como un pavo en Aranjuez era de Rodrigo Rato, el gran Rodrigo de todos los ratos que nos ha dado… Rato se paseó por la calle Mayor, le llevaron a un sitio de bodas del amigo Portugués de Marjaliza, en el que habían organizado el acto de presentación de Paco… jajajajaja… que despropósito, pero todo era así .

Las ‘sociedades’ fantasmas de David

David Marjaliza con veinte años menos era un tipo que controlaba todo, bueno todo menos a descontrolados como yo que nunca han tenido jefe y que no saben lo que es eso. El resto eran necesitados de aliento y vida, y al ‘Marja’ se le deba de maravilla hacer ese tipo de ‘cariños’ que calientan el alma pero dejan helado el bolsillo. Con unas artes mucho más depuradas que el Pequeño Nicolás, David conseguía todo lo que se proponía. Juró a Paco que no sería alcalde de Valdemoro, y así lo hizo. La verdad es que los negocios en ese momento estaban en el otro lado.

Cerca del entonces alcalde, el socialisto José Huete López descansaba un joven de más de cien kilos, un poco amohinado pero buen tipo. Era el concejal de Urbanismo, Antonio Serrano Soldado. Antonio que es un enamorado de los trenes dejó la carrera política ¡HABRÍA SIDO EL MEJOR ALCALDE DE VALDEMORO!, y se puso como loco a estudiar derecho. Se licenció y trabajó a las órdenes de David en un montón de empresas…

Cuando hablo de las sociedades fantasmas de David me refiero a aquellas que no se firmaron o se hicieron en ‘notarías’ que al día siguiente no existían, como en la que firmé la venta de todos mis bienes y males, rubricando un documento delante de la pareja sentimental de La Roja, que era el testaferro de Marjaliza y Antonio Fernández de Pinto y en el que les vendía hasta mi alma por cuatro monedas, y, me obligaban a no hablar en VEINTICINCO AÑOS de nada de lo visto o vivido en El Sur. Por no saber no me dejaron ni enterarme de si Paula era mía…

‘Sociedades’ menores en las que se repartían pequeñas partidas y en las que cobraban todos los colaboradores y animadores de la fiesta

Huete estaba sentado en su despacho rodeado de un ambiente recargado, gris, hortera y con olor a ácido y yeso. Colocaba sus ojos de zorro astuto y era capaz de hacerte creer que era un tipo inteligente, menudo gañán… jajajaja… ‘Pepito de Ternera’ Él era el verdadero capo de la historia y el que repartía, además de las licencias, las prebendas y la pasta. A buen seguro le costó un pico o más que las Nuevas Generaciones de Ruso se pasasen al enemigo. De esas sociedades de menudeo participaban hasta las empleadas de Inmarvi, que eran conocedoras de gran parte de lo que allí se cocía.

En poco tiempo los negocios de David Marjaliza crecían a un ritmo imparable, era el puto amo de la zona y comenzaba su danza en Pinto que le llevaría a conocer a José Luis Capita y al gran mafioso de la zona Antonio Fernández González, un tipo que junto al resto no aguantarían ni media hora de interrogatorio ante la FISCALÍA ANTICORRUPCIÓN. Para que esto se resuelva no pueden ni deben prescribir los delitos de CORRUPCIÓN.

LA MALDAD DEL DÍA

Qué hizo el arquitecto municipal, que también fue el de la casa de la familia Marjaliza el día que Ana le llamó y le cambió todos los planos porque sus planes de vida iban a cambiar. Crónica de una muerte anunciada. Lo celebraré en el PAULAR de Rascafría y mis VEINTIRÉS AÑOS de silencio impuesto, ahora haré 4 libros: El primero para contestar a Paco si es que Fredy se columpia. El segundo para contestar a Álvaro que MAM ya se ha columpiado. El tercero sobre todo lo que vi y viví en Marbella con las estafas de AIFOS y sus guadalpines y guadalpineros. Y el cuarto para contar mis VEINTITRÉS AÑOS DE SILENCIO paulino. Al final me iré a una tertulia y fundaré un partido político para acabar con toda esta CASTA y con toda esa nueva CASPA…

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.