Olfato

Bruno siempre me gana encontrando galletas

HISTORIAS DE VALDEMORO (V)

EL ENÓLOGO GAÑÁN

El nacimiento del nuevo Partido Independiente de Valdemoro (PIV) suponía un reto importante para la dirección del PP valdemoreño, debían intentar convencer a los jóvenes de Nuevas Generaciones (NNGG) a través de sus padres, mayores… para que no abandonasen el barco pepero, y no se pusiesen a las órdenes de David Marjaliza, porque no les iba a dar nada.

Esto no era del todo cierto. David siempre era muy cumplidor con sus promesas y a muchos de ellos les estaba ayudando. La opción de David Marjaliza, apuntaban los cercanos a Paco Granados, era personalista y no defendía los intereses del municipio. Valdemoro en ese momento sufría el arrase de la política socialista de José Huete. Al que se acusaba de haber dejado la asociación socialista local como un solar, y de haberse llevado hasta los clips de su despacho. A sus ‘compañeros’ les dejó con grandes promesas… Mientras, el Pueblo seguía a lo suyo, buscando El Sur y su entorno para mantenerse informados e intuyendo que empezaban las maniobras para desbancar a Paco Granados.

Valdemoro era eje importante de la zona, pero el peso lo llevaba Pinto

Los polígonos de Pinto, justo al lado de la cárcel de Valdemoro y de las yeseras de San Martín de la Vega, hacían de esa zona un lugar muy transitado por todos los especuladores de la zona y por negocios de todo tipo, calaña y tenor. Pinto y la irrupción de Antonio Fernández, que llegaba al poder después de haber INHABILITADO AL ALCALDE DE IZQUIERDA UNIDA, Carlos Penit… Lo pongo en mayúsculas porque el otro día escuché a Cristina Almeida decir en televisión que en Izquierda Unida ¡NUNCA, NUNCA ha habido CORRUPCIÓN!, ella, junto a Diego López Garrido fueron a ayudar a Carlos Penit a salir de un marrón importante. Los jueces juzgaban, los políticos miraban para otro lado, y así comenzaba el mayor robo de la historia en un país del ‘primer mundo’…

Los vinos picados de Pepe Huete

Como ya he contado, el alcalde socialista de Valdemoro José Huete López era un tipo muy acomplejado, escondido detrás de una barba de bucanero, que afeitaba tres veces al día… y, con un entrecejo extremeño que tiraba patrás… Pepito de Ternera, como llegaron a conocerle los valdemoreños ávidos lectores de El Sur y su entorno, era amante, además de del buen vino, de una tal Magdalena que trabajaba de asesora de todo en el Ayuntamiento, eso sí, sin tener ni puta idea de nada… jajajajaja… y me explico. Huete que era poco inteligente, pero muy listo, me invitó a comer junto al que era su segundo, Antonio Serrano Soldado, una tal Isabel (la Roja) y el propio David Marjaliza en el restaurante El Chirón de Aranjuez. Antonio (no recuerdo su apellido) que era el propietario del restaurante sabía que Huete era un cazurro, pero que iba todos los días a comer a su restaurante de allí (Aranjuez), o al de aquí (Valdemoro).

La historia del vino viene como sigue…
Dice Huete: Picamos unas entradas… a mi tráeme unos espárragos arrancados esta noche… De segundo, el que queráis y nos traes ese vino que me gusta tanto.
Antonio: Alcalde, ¿el de ayer?
Huete: Sí el que vale 12.000 pelas la botella.
Antonio: No, el de ayer era de 40.000 pelas…
Huete: Pues ése
Yo: Flipa con el del yeso…

El restaurador Antonio sacó la botella, la limpió con cuidado, la dio la vuelta para que se viese la etiqueta y la añada, la abrió con un berbiquí, secándolo con un trapo de monjas toledanas blanco… se acercó al enólogo/gañán arrancó la copa de sus manos, la secó con otro trapo más amarillento que guardaba algún recuerdo de pintalabios rojo pasión, sirvió el exquisito caldo como el que deja caer gotas de oro sobre el alfeizar de su alma, y para terminar lo acercó a sus grandes narizotas e inhalo un sorbo de frescor y matices que le hicieron tambalearse. Al punto ofreció el exquisito caldo al enólogo/gañán, que a la vista del espectáculo, y ante la pérdida total de protagonismo asintió: ¡¡¡Está picado!!!
Yo otra vez: Vamos que este señor no ha bebido nada más que Cosecheros Abastecedores Sociedad Anónima (CASA de toda la vida). ¡Que poca vergüenza!

El ‘pobre’ Antonio se tuvo que recluir varios días en un lugar oscuro, alejado del mundanal ruido de maletines de la zona porque casi defrauda a uno se sus principales mantenedores. Hoy, Antonio, después de haber sido el catering de cámara de Paco Granados, sigue con su restaurante de éxito en Valdemoro. Hace unos días le visité y sigue todo igual de rico… Caldos caros para bocas de asno. Me quedan muchas por contar, hasta cien… jajajaja…

LA MALDAD DEL DÍA

Algunos me llaman para que no cuente sus truculentas vidas. Esto no es más que el principio de una historia de las miles que he vivido en mi ya larguísima vida, pertenezco a la generación de la vitesse… Y la maldad es saber quiénes y por qué se marchan muchos de los alcaldes de El Sur a vivir a Latinoamérica: A.- ¿Para ver de cerca sus dineros? B.- ¿Para tener cerca sus dineros?

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.