Gusto

El Gusto es una convención, el mal gusto una realidad

gusto

EL GUSTO, QUÉ ES

Cuando van corriendo los años, el hocico se nos afila, y lo que antes era una comida ‘normal’: entrantes, dos platos, postres, café, copa, puro… se ha convertido en los entrantes y el café. Claro, si los entrantes son intragables, la comida se acaba. No me gusta comer por ahí, porque en el mundo de la restauración hay mucho iniciado y poco profesional. Se innova lo justo, se copian las ideas, y en un país que es un escaparate abierto al turismo, tenemos que ver paellas para hornear, o con chorizo, bollos preñaus con tripas, makis de las cosas más extrañas… Te acabas aburriendo .

Cuando no, encuentras una cadena de comida rápida que vende los mejores productos y elaboraciones que aportan frío y lo dejan todo pegajoso. También es cierto y aquí los encontraré, aquellos locales, tiendas, establecimientos, que sí aportan e innovan. Igual que Adolfo Domínguez busca como recuperar su identidad perdida, Zara se coloca con diseños de locura a precios sin parangón. El gusto por lo eterno, por lo real. El sabor de un buen tomate. El tacto de una buena lana. El mágico olor de una fragancia y sus recuerdos. La dulzura de una piel trabajada con esmero… Todos tenemos buen gusto, pero yo os enseñaré el mío, que es distinto. ¿Os gustan las gafas, relojes? A mí, también.

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.