Gusto

El Gusto es una convención, el mal gusto una realidad

Gusto

Virgen por un día

Virgen por un día

Tengo doce años, no me importa lo que piensen de mi. He conocido a Jorge y me ha vuelto loca. Sentía lo inimaginable en mi corazón, me había escrito un wat en el que me mandaba una foto de su miembro excitado. ¿Estás loco? Pero si tienes cuerpo y cabeza de mujer (y doce años)… Mis padres, como muchos, andan siempre que están juntos a la gresca.

Leer más

ME VOY ENAMORANDO

ME VOY ENAMORANDO

Y salió de aquella caterva de conversaciones, oquedades, orquídeas… racimos de amor, ramos de lujuria de besos a escondidas. Robos de caricias a mano armada. Cuando se la mostré a los que rodean el azúcar, la envidia invadía sus pupilas, incredulidad, falta de verdad… interpretaciones de largo de falda, por fondo de garganta. Hace estragos.

Leer más

SAN PABLO DEL METATARSO

SAN PABLO DEL METATARSO

Y contaba Doña Pilar, que tenía unos pechos perfectos, duros, al aire, al viento, al sol… Teníamos dieciséis años y la soñábamos… al pronto llegaba el Padre Segundo, que era el encargado de las clases de religión y ética, o sea lo mismo de lo mismo, contado por el bajito adorador de Onán.

Leer más

FELICIDADES AMADO LUCAS

FELICIDADES AMADO LUCAS

En la vida encuentras cinco, seis seres humanos a los que adoras, quieres sin compasión, cederías todo por ellos, tu propia vida, sin pensarlo. Su existencia te hace ser intolerante con el resto. Les quieres tanto que tienes celos hasta del aire que respiran. Una de mis ilusiones, seguro que creada por mi Madre, fue la idea de ser padre, tarea que se me ocurre difícil, cuando el padre de antaño, el de los territorios históricos… era como San José, sin más, y por derecho...

Leer más

EL LORO, ESE LORO, UN LORO

EL LORO, ESE LORO, UN LORO

Un loro, dos loros, tres loros… la tierra es una piedra, donde vivo yo. Un loro, dos loros, tres loros, los niños los vemos en televisión… la, lalala, lalalalalalalala… jajajajajaja… Mi amigo Horacio tiene un loro, y a él le gusta llamarle capitán Spock, el puto loro pasa, como os podéis imaginar, y lo único que hace es cagar todos los sofás, que Narnia por la mañana coloca y adecenta…

Leer más

OJOS DE CICLISTA

OJOS DE CICLISTA

Ella vive en Madrid, en una pequeña habitación en Majadahonda. Una mujer de edad indeterminada, madre de tres criaturas encantadoras. Una niña que quiere ser tan guapa como su mamá, y dos locos encantadores a los que les vuelven locos el deporte de los dos pedales.

Leer más

DAVID

DAVID

Enamorado del grandioso de Miguel Ángel Buonarroti, perfecto al ojo humano, impecable ante los cánones de la belleza eterna, universal, real… Heredero del Apolo Sauróctono, de la gracia sabia de la curva praxitélica, creando las líneas maestras. Ganó y tumbó a Goliath. Él, el dios de Carrara encontraba lo que sobraba a la pieza para sacar lo que estaba por parir, crear, eternizar.

Leer más

PROTEGE TUS CLISOS

PROTEGE TUS CLISOS

Una de mis grandes aficiones son las gafas. Cuando entré en el mundo de los negocios decidí que me tenía que poner gafas. Tenía 18 años y los Visionlab acababan de aparecer en España, uno de sus centros estaba en la calle Orense de Madrid, allí me compré mis primeras gafas sin graduación, necesitaba parecer mayor, las gafas generan distancia y respeto, y más si son absolutamente locas e inesperadas.

Leer más

MI LORO, OTRO AMOR

MI LORO, OTRO AMOR

Hace seis años que Pablo, el de la Pajarería de la calle Francisco Silvela de Madrid me vendió un loro africano. En la tienda tiene de casi todo, y con plumas un montón. Miré a Chula a los ojos, metí la mano en su jaula con cuidado, es un papillero, y le pedí que me concediese un baile. Chula que tiene una uña torcida, se clavó encima de mi mano y agacho la cerviz. La acaricié, y sentí como un gran grupo de escamas duras

Leer más

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.