Diabetic Corner

El noble arte de vivir por los pelos

vitaldent

VITALDENT

A Ernesto Colman le conocí a su llegada a España, de las tierras uruguayas que le vieron nacer. Nos veíamos como padres esperantes a la salida del colegio Bebín/CEM de las Rozas. Allí hicimos, junto a Pedro Urbina (otro resignado padre) una ‘manifestación’ para que les diesen de comer a nuestros hijos.

Habían incorporado un nutricionista, y su teoría era que durante las más de diez horas de estancia de los infantes en las instalaciones educativas (jajajajaja), había que comer verduras y fruta, que las proteínas se tomaban en casa. ¡Bebín CEM, queremos comer bien! Fue el lema de nuestro enfado. Pasaron los años, los niños… ¿mis hijos? (Lucas y Nicolás); ¿los de Ernesto? (Nicolás y Lucas), y todos tan felices. Puse en marcha, durante mi periplo con los dentistas, una web que se llama Intrusosydentistas.com, en ella denunciábamos todos los abusos y las posibles caídas de imperios como el de Vitaldent. Por parte del presidente del Consejo de dentistas, el murciano Óscar Castro Reyno , cuyo interés no era otro que el que nos metiésemos en juicios contra Colman, que ‘ellos nos jalearían desde la barrera’. ¡Evidentemente pensó que éramos gilipollas!

Pues bien, desde Intrusosydentistas.com, denunciamos la situación de muchos de los clientes de VITALDENT.

Primero fue una llamada de teléfono hecha por nosotros, para saber si eran verdad las barbaridades que nos contaban los clientes presuntamente estafados de VITALDENT. El departamento de comunicación estaba en silencio viendo como Ernesto se llevaba la pasta a lo Marjaliza, y nunca nos contestó. Por el contrario, un despacho reputado de los de Madrid nos hinchó a requerimientos, a correos pidiendo que despublicásemos, que si no les hacíamos caso, el peso del dinero de Colman caería sobre nuestras cabezas. A través de terceros amigos intenté hablar con Ernesto, pero estaba perdido en un pueblo que se había comprado, y muy ocupado comprando cajas fuertes de tamaño XXL.

Por supuesto, el murciano se hizo el orejas ante el ataque de VITALDENT, nos animaba y pedía que no se supiese que: ‘los más interesados en acabar con VITALDENT somos nosotros’, ya que en su junta directiva había algunos franquiciados de VITALDENT. Y, los abogados de Colman llamaban y amenazaban con querellas, y yo me descojonaba.

El Pocero de Seseña me enseñó que no por poner más querellas se tiene más razón. No por utilizar espuriamente la Justicia se consigue ganar. Y, el dinero de Colman, como el de El Pocero y otros tantos, me la suda. Si hubiese sido obediente sería multi millonario. Pero, cuando te dedicas a desenmascarar a los que nos han robado el futuro…

VITALDENT es una estafa conceptual desde el minuto uno. En la España de aquel entonces, los protésicos se traían de Argentina, Uruguay… dentistas a los que explotaban y después vendían la clínica. Con condiciones de usura, y obligando a consumir los productos prescritos por sus mecánicos dentales, los mismos que hoy les hacen la competencia puerta calle. ¡Calle, que como se enteren los del consejo taurino! Esto de la venta de franquicias ha pasado de ocurrir en las peluquerías de dos peines a las clínicas dentales sin escrúpulos. Bueno, pues eso que nos tuvimos que marchar, tragar, defendernos y ver como Óscar se resentaba en su silla eyectable. Los dentistas son como los farmacéuticos, una panda de sentados a esperar.

A continuación pueden leer los artículos publicados sobre VITALDENT en www.intrusosydentistas.com

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.