• Slideshow01
FRÍO EN VERANO

Hace muchos años, más de diez, que tengo una sensación casi permanente de frío en las ‘mollas’ de las manos. Un frío que delata otro no menos molesto en los pies, y, se acaba instalando en todas las extremidades. Las pruebas de fondo de ojo, dicen que estoy de maravilla, pero el frío es algo que siempre me ha llamado la atención, por eso no puedo trabajar como lo hacía en mis plantas o… ¡Ponte guantes!, si me los pongo. ¿Vais a los cementerios? Mucho, mucho…

El frío no sale del cuerpo cuando lo tenemos instalado en el alma. Vivo una vida que me tiene helado, congelado permanentemente. No entiendo nada de lo que hacen los humanos, y cada vez estoy más lejos de este mundo. Pero, sigamos. Seguro que no soy el único. La semana pasada en nuestra SWA (Sugary World Association) estuve con un diabético que acababa de debutar y me hablaba del frío que sentía en los costados. Que de noche se pone una manta eléctrica en la cama, y que le da igual que haga frío o calor, que él siempre tiene esa zona helada. Pues eso, que entiendan los que nos padecen, que estas cosas nos ocurren y no podemos estar todo el día dando el coñazo, porque al final nos quedamos en la esquina del abuelo moribundo, y no se trata de eso…

… Cuando no hablamos de que se duermen las manos, los dedos, o un calambre o una neuropatía… Hay que entender que la DIABETES en una enfermedad sistémica, de eso hablaremos

Qué podemos hacer por ti

He vivido una vida llena de sucedidos. Tengo cien años de vida en un cuerpo de escándalo... jajajaja... Llegué tarde al reparto, pero me quedó la esperanza de que mi cerebro fuese algo distinto, y lo es. Tengo una forma muy curiosa de interpretar la vida, lo que me ha hecho daño está guardado en una zona por la que me obligo a pasear. Lo que me hace feliz me acompaña y lo engrandezco. Y, como no tengo porque mentir os digo que soy en el buen sentido de la palabra bueno.

Mi vida con Tesla

Quien no conoce a Nikola desconoce el futuro.

Siempre he tenido en mi cabeza miles de ideas, no me dejan dormir, no me dejan vivir. Leo y veo qué va a pasar en el mundo. Los cambios, la realidad de lo que está por llegar. Me preocupa el futuro de mis Hijos y de las generaciones que están por venir. El hombre sólo será eterno cuando llegue a la Luna como el que va a la Puerta del Sol. Por ello llevo años investigando y soñando con un gran cable de carbono y células vivas que nos lleve hasta fuera de nuestra atmósfera y llegar allí… Me rompo las neuronas pensando cómo puedo mejorar la vida de los enfermos, de los crónicos, ancianos. Me obsesiona cambiar la imagen tan absurda que tenemos sobre la muerte. Estoy a un paso de emigrar y quiero dejar antes todo lo que he soñado y pensado, para que otros más hábiles lo acaben. Nicolás Tesla forma parte de mi cerebro y para celebrarlo, mi Hijo el pequeño se llama Nicolás Pedro. ¡Ahí queda eso!

 

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.