• Slideshow01
LOS TATUAJES SALVAN VIDAS

Hace dos semanas que pasé por la consulta del doctor Nico Mihic en el Grupo Hospital Madrid, en Sanchinarro, allí, como ya he contado, hay un servicio de detección precoz de enfermedades, y me hicieron un chequeo que me deja tan a gusto.

Te sacan sangre, analizan la orina… Todo tipo de pruebas, con la dermatóloga, digestivo, oftalmólogo, otorrino… Vamos una ITV en toda regla.

Ya tuve un sucedido de una hiperglucemia en la que casi me inyectan suero glucosado, hoy, no estaría aquí. Ante la situación decidí tatuarme en mi antebrazo izquierdo la palabra DIABÉTICO… En todas las extracciones me felicitaron por la idea, ahora me lo quiero tatuar en la derecha con el logo de la Asociación SWA y la palabra DIABÉTICO, todo por evitar que se equivoque un sanitario distraído y nos mande para el otro barrio.

En la SWA te hacen el tatuaje.

Una idea que mejora nuestra vida, y no duele.

Qué podemos hacer por ti

He vivido una vida llena de sucedidos. Tengo cien años de vida en un cuerpo de escándalo... jajajaja... Llegué tarde al reparto, pero me quedó la esperanza de que mi cerebro fuese algo distinto, y lo es. Tengo una forma muy curiosa de interpretar la vida, lo que me ha hecho daño está guardado en una zona por la que me obligo a pasear. Lo que me hace feliz me acompaña y lo engrandezco. Y, como no tengo porque mentir os digo que soy en el buen sentido de la palabra bueno.

Mi vida con Tesla

Quien no conoce a Nikola desconoce el futuro.

Siempre he tenido en mi cabeza miles de ideas, no me dejan dormir, no me dejan vivir. Leo y veo qué va a pasar en el mundo. Los cambios, la realidad de lo que está por llegar. Me preocupa el futuro de mis Hijos y de las generaciones que están por venir. El hombre sólo será eterno cuando llegue a la Luna como el que va a la Puerta del Sol. Por ello llevo años investigando y soñando con un gran cable de carbono y células vivas que nos lleve hasta fuera de nuestra atmósfera y llegar allí… Me rompo las neuronas pensando cómo puedo mejorar la vida de los enfermos, de los crónicos, ancianos. Me obsesiona cambiar la imagen tan absurda que tenemos sobre la muerte. Estoy a un paso de emigrar y quiero dejar antes todo lo que he soñado y pensado, para que otros más hábiles lo acaben. Nicolás Tesla forma parte de mi cerebro y para celebrarlo, mi Hijo el pequeño se llama Nicolás Pedro. ¡Ahí queda eso!

 

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.