• Slideshow01
LA BOMBILLA PERFECTA DE ABBOTT

Que la bombilla perfecta existe es algo de lo que todos tenemos conciencia. Que la bujía, el limpiador, la ropa… pero, se impone el consumismo. Estoy de acuerdo en tener de todo por tres, pero sólo por tres… el consumismo nuestro es el desabastecimiento de los más pobres, siempre uno a costa del otro.

Yo viajo en patera, y yo en ferry… No es lo mismo, pero se parece, los dos vuelan por el agua. Como tampoco sé, ni me importa si el tal ABBOTT, inventor del mundo ABBOTT, como las sectas más misteriosas… Seguro que hablan del amigo inseparable de Lou Costello, el recordado por los suyos, Bud Abbott.

Hace un año que me apunté al mundo de VIVIR SIN PINCHAZOS, y par ello mi diabetologo me colocó un parche clavado en el brazo y pegado precariamente con un pegamento mocoso que se desprendía. Hace un año… Y, me he cambiado cada CATORCE DÍAS el parche, cuando no ha sido cada dos, o al rato porque no funcionaba. Hemos sido, somos y soy, parte de un gran experimento que conseguirá que la industria se convierta en un conglomerado para tratar sólo a los que se lo merezcan.

Hacer crónicos es la primera e inquebrantable ley de una industria que empezó manchando los ríos del centro de Europa, con sus tintes y sus cositas, y hoy, está a la cabeza de todo. Saben como curarnos pero es más rentable que pasemos cada catorce días por la página del amigo de Lou y pagar sesenta euros y te mandan (a ver si funciona, que ahora parece que sí), aún con errores de más del 70% en las mediciones críticas. O sea que vale por las narices, pero VIVO SIN PINCHARME… jajajajaja…

Qué podemos hacer por ti

He vivido una vida llena de sucedidos. Tengo cien años de vida en un cuerpo de escándalo... jajajaja... Llegué tarde al reparto, pero me quedó la esperanza de que mi cerebro fuese algo distinto, y lo es. Tengo una forma muy curiosa de interpretar la vida, lo que me ha hecho daño está guardado en una zona por la que me obligo a pasear. Lo que me hace feliz me acompaña y lo engrandezco. Y, como no tengo porque mentir os digo que soy en el buen sentido de la palabra bueno.

Mi vida con Tesla

Quien no conoce a Nikola desconoce el futuro.

Siempre he tenido en mi cabeza miles de ideas, no me dejan dormir, no me dejan vivir. Leo y veo qué va a pasar en el mundo. Los cambios, la realidad de lo que está por llegar. Me preocupa el futuro de mis Hijos y de las generaciones que están por venir. El hombre sólo será eterno cuando llegue a la Luna como el que va a la Puerta del Sol. Por ello llevo años investigando y soñando con un gran cable de carbono y células vivas que nos lleve hasta fuera de nuestra atmósfera y llegar allí… Me rompo las neuronas pensando cómo puedo mejorar la vida de los enfermos, de los crónicos, ancianos. Me obsesiona cambiar la imagen tan absurda que tenemos sobre la muerte. Estoy a un paso de emigrar y quiero dejar antes todo lo que he soñado y pensado, para que otros más hábiles lo acaben. Nicolás Tesla forma parte de mi cerebro y para celebrarlo, mi Hijo el pequeño se llama Nicolás Pedro. ¡Ahí queda eso!

 

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.