• Slideshow01
MI DROGA ES EL OXÍGENO

Me he reunido con muchos médicos. Especialistas de todo tipo de extensiones de nuestra diabetes, y cada uno cuenta las cosas como las ve. Pero en lo que coinciden es en que nada se sabe, pero todo se intuye, cada cuerpo es un mundo, y cada paciente presenta un cuadro distinto, desde sus sentimientos hasta la cantidad de insulina, porque todo cuenta.

Si bien, hay un claro corporativismo en la clase médica, y, si no que pregunten a los dentistas, es verdad que cuando los médicos ven que otros te vacilan, te lo suelen decir. Pero, ¿qué es vacilar?... Siempre les pregunto: ¿cuánto puedes estar sin comer? Y más menos hablan de tres semanas; y, ¿sin beber? coinciden en una semana aproximadamente; y, sin respirar… aquí todos se ríen… Claro, lo que los seres humanos necesitamos es lo que nos oxida y nos mata, pero a la vez nos mantiene aquí.

Los seres humanos inhalamos entorno a un 25% de oxígeno en cada inspiración. Con la medicina hiperbárica nos entra un 99% de oxígeno a través de las vías respiratorias superiores, invade nuestro cuerpo, y a través de nuestra piel entra otro 99%, con lo cual las marcas, las heridas… He visto curar un pie de diabético con una combinación de células madre y medicina hiperbárica, tengo las fotos y el testimonio de nuestro amigo, que lo padeció, y hoy juega al fútbol con su hijo pequeño.

Y, como quiero joderles el negocio a los que quieren vivir de nuestras provocadas enfermedades, pues me dedico a contarles a los que pueden apostar, que lo hagan por curarnos, porque cura hay, seguro. El negocio no es sanar, es hacernos crónicos. Gasto más de 600 euros al mes, porque me resisto a pedir recetas cuando lo puedo pagar, hay que tener conciencia solidaria real.

Qué podemos hacer por ti

He vivido una vida llena de sucedidos. Tengo cien años de vida en un cuerpo de escándalo... jajajaja... Llegué tarde al reparto, pero me quedó la esperanza de que mi cerebro fuese algo distinto, y lo es. Tengo una forma muy curiosa de interpretar la vida, lo que me ha hecho daño está guardado en una zona por la que me obligo a pasear. Lo que me hace feliz me acompaña y lo engrandezco. Y, como no tengo porque mentir os digo que soy en el buen sentido de la palabra bueno.

Mi vida con Tesla

Quien no conoce a Nikola desconoce el futuro.

Siempre he tenido en mi cabeza miles de ideas, no me dejan dormir, no me dejan vivir. Leo y veo qué va a pasar en el mundo. Los cambios, la realidad de lo que está por llegar. Me preocupa el futuro de mis Hijos y de las generaciones que están por venir. El hombre sólo será eterno cuando llegue a la Luna como el que va a la Puerta del Sol. Por ello llevo años investigando y soñando con un gran cable de carbono y células vivas que nos lleve hasta fuera de nuestra atmósfera y llegar allí… Me rompo las neuronas pensando cómo puedo mejorar la vida de los enfermos, de los crónicos, ancianos. Me obsesiona cambiar la imagen tan absurda que tenemos sobre la muerte. Estoy a un paso de emigrar y quiero dejar antes todo lo que he soñado y pensado, para que otros más hábiles lo acaben. Nicolás Tesla forma parte de mi cerebro y para celebrarlo, mi Hijo el pequeño se llama Nicolás Pedro. ¡Ahí queda eso!

 

Esta web utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación u otras funciones. Al continuar navegando por ella, se entiende que aceptas implícitamente que las almacenemos en tu dispositivo.

Has rechazado las cookies. Esta decisión se puede revertir.

Has permitido que se almacenen cookies en tu ordenador. Esta decisión se puede revertir.